¿Qué piensa el establishment americano sobre Bitcoin?

¿Qué piensa el establishment americano sobre Bitcoin?

Lejos de estar atemorizados, la intelligentsia americana descarta a Bitcoin como una amenaza a su sistema monetario y financiero, consideran a El Salvador, un fracaso, y ven algún potencial en las monedas digitales de los bancos centrales, pero poco factible de implementar en ese país. Centros de estudios, think-tanks, organismos multilaterales y universidades, tienen sus expertos en monedas digitales, quienes analizan y le dan seguimiento a los distintos desarrollos alrededor del mundo.

Es en estos lugares donde se cocina el material intelectual, que indirectamente termina influyendo en las políticas que se diseñan tanto en el Capitolio como en la Casa Blanca, Bitcoin no es una cuestión importante, algo a tener en cuenta.

En junio de este año tuve la posibilidad de viajar a Estados Unidos en un viaje grupal para reunirme con distintos actores de la política americana, policymakers, funcionarios de organismos multilaterales, académicos y emprendedores. El viaje, bajo la temática de "Monedas Digitales", me permitió ver de primera mano qué y cómo piensan personas que, de manera silenciosa, influyen en la política estadounidense. Estas son algunas de las impresiones que me dejó el viaje.

Por debajo del radar

En Washington D.C., mientras que las monedas digitales de Bancos Centrales, despiertan atracción de la elite intelectual, aunque no generan entusiasmo, Bitcoin es absolutamente descartado como un fracaso. "Mira lo que ocurrió en El Salvador. La adopción de Bitcoin fue un rotundo fracaso, nadie lo usa, y ha sido una pésima inversión para el gobierno", me dijo un analista de un renombrado think-tank de la capital.

Al escuchar eso no pude hacer más que reírme para adentro. Solo alguien que observa el mundo desde una torre de marfil puede pretender que en menos de un año, todo un país, abandone el dólar estadounidense (moneda de curso legal en El Salvador) y opte por Bitcoin. La monetarización de un activo, o sea que una cosa adquiera el carácter de dinero, lleva muchos años y es un proceso que se da de manera paulatina, y descentralizada.

Bitcoin, como mis preguntas durante la reuniones de las que participé, no es tomado en serio. Y esto es bueno para Bitcoin. Mientras se mantenga debajo del radar de los diseñadores de políticas y funcionarios al servicio de mantener la hegemonía monetaria americana, la adopción de Bitcoin será más sencilla y con menos fricciones. En cambio, si es percibido como una amenaza a su "privilegio exorbitante", la cosa podría cambiar.

Mucho más optimista frente Bitcoin y su futuro fue el profesor universitario especializado en criptografía de una Universidad de Texas, quien destacó la simplicidad de Bitcoin, la prueba de trabajo, y su grado de descentralización frente a las criptomonedas. Particularmente, el profesor destacó los riesgos de la adopción de Proof-of-stake para Ethereum, y la inexistente descentralización en la mayoría de los protocolos DINO (Decentralized In Name Only).

Lo que me llamó la atención del trabajo universitario es que, sin decirlo, la universidad está estrechamente vinculada con el "ecosistema crypto", reciben fondos y donaciones para el desarrollo de proyecto e investigación, por lo tanto, su sinceridad a la hora de responder las preguntas más técnicas (en la única charla técnica que tuvimos) es más que valorada.

¿Derechos Humanos? ¿Qué es eso?

La nota más triste del viaje se la llevo el encuentro con un funcionario del Fondo Monetario Internacional, de orígen chino, que despertó suspicacias en algunos de los participantes del viaje de Asia del Este, que mantuvieron el silencio ante la presencia de un delegado del Partido Comunista Chino en el FMI.

Al final de su charla, y su apología sobre el dinero electrónico, osé por preguntarle acerca de las consecuencias de la eliminación del dinero físico, particularmente en materia de privacidad, respeto por los derechos de propiedad y la protección de disidentes en regímenes autoritarios. Su respuesta a mi pregunta fue vaga, una no respuesta. Me dijo que era muy difícil de contestar, y cambió de tema. Me quedé medio boquiabierto, pero solo porque no sabía que se trataba de un funcionario del PCCh.

En definitiva, alineado con las conductas y valores que guiaron al FMI en sus casi 80 años de existencia: ser los proveedores que alimentan los sueños húmedos de dictadores, tiranías y gobiernos irresponsables que saben que siempre tendrán un amigo en ese organismo.

CBDC: Interesante, pero sin entusiasmo

Muchas de las conversaciones rondaron acerca de las monedas digitales de bancos centrales (CBDC), una idea que en Estados Unidos no despierta tanto entusiasmo para ser aplicada de forma interna, pero que es promovida para el resto de los países.

"Estados Unidos tiene Private Bank Digital Currencies", me dijo una de las peronas con las que me reuní

Las CBDCs vienen principalmente en dos formatos: minoristas y mayoristas. Las CBDC minoristas implican una relación directa entre el banco central, emisor de la moneda, y el público en general. Esta idea no entusiasma. La experimentación con CBDCs podría desequilibrar el sistema bancario y alterar el sistema monetario en general, pues los bancos al participar de economía tomando depósitos y otorgando crédito están a cargo de la creación secundaria del dinero.

Fuente

Uno de los puntos que si causa preocupación en el establishment americano es la existencia del Cross-Border Interbank Payment System (CIPS), la alternativa del PCCh al sistema de mensajes para transacciones bancarias internacional SWIFT. La idea de que países como Rusia, India, Bielorrusia o Cuba, entre otros, se interconecten con China a través de su propio sistema le quitaría a Estados Unidos poder de fuego en su rol como gendarme de las transacciones financieras internacionales.

Un recurso interesante para seguir el desarrollo de este tema alrededor del mundo, y observar la progresión de las CBDC alrededor del mundo es un registro creado por el Atlantic Council, que muestra como gran parte del PBI mundial está investigando o desarrollando la creación de dinero de esclavos (porque eso son las CBDC en su esencia, especialmente las minoristas).

Central Bank Digital Currency Tracker
Our flagship Central Bank Digital Currency (CBDC) Tracker takes you inside the rapid evolution of money all over the world. The interactive database now features 105 countries— triple the number of countries we first identified as being active in CBDC development in 2020.

"La industria"

Por último, ya fuera de DC y en el territorio bitcoiner de Austin, tuvimos reuniones con varios actores de la industria. Cuando tuve la oportunidad le pregunté al director de una asociación que aglutina a empresas "blockchain" cuáles eran las directrices o principios éticos que seguían para aceptar o no a algun participante en su asociación. Claro, en un espacio donde predominan las estafas, rug-pulls y las ventajas para insiders es necesario tener un filtro. Y en efecto, pude escuchar acerca de estos filtros mientras se proyectaba un Power Point donde figuraban las distintas empresas miembros, entre ellas Celsius. Un filtro, solo en palabras.

La charla más interesante fue acerca de la grilla eléctrica en Texas, y el rol que cumplen la mineras de Bitcoin en la zona (principalmente en el despoblado oeste de Texas) y los operadores de la grilla, el Electric Reliability Council of Texas (ERCOT) que genran un mercado en el cual las mineras (establecidas en el desplobado oeste de ese estado) pueden alimentar a la grilla eléctrica en caso de que sea necesario.

Esto ocurrió, por ejemplo, durante la tormenta invernal de febrero de 2021, cuando las empresas mineras apagaron las ASIC para venderle energía a la grilla. Riot Mining, en agosto de este año, gano más dinero vendiendo energía que el valor en dólares de los bitcoin que minó ese mes, cuando la demanda se disparó por una ola de calor. (Las olas de calor de Austin son el infierno en la tierra).

Estamos temprano

El viaje fue más que interesante. Conocer de primera mano las ideas que predominan en el establishment americano acerca de Bitcoin y las monedas digitales de bancos centrales me permitieron confirmar lo que muchos ya sabemos: Bitcoin es como un avión caza furtivo, cuando los radares de las instituciones que controlan el sistema financiero y monetario global suenen las alarmas ya no podrán hacer mucho para detenerlo.